Historia de Prada Vehicle Protection

31.1.13 John 0 Comments

Prada Vehicle Protection surge como un nuevo proyecto de la cuarta generación de una familia dedicada al mundo del automóvil. En 1917 nacen, casi a los pies del Acueducto romano de Segovia, los Talleres Prada, que se dedican a carrozar vehículos a motor. La reconocida calidad de los carrozados de Prada pronto se gana el favor de los clientes que saben apreciar la durabilidad y belleza de los diseños de Prada. En aquellos años los fabricantes de camiones solo entregaban a sus clientes chasis automotores completamente desnudos que había que carrozar. Desde la chapa exterior hasta los guarnecidos interiores debían ser manufacturados, pasando por el tapizado de los asientos o la propia estructura de éstos. La gran cantidad de oficios implicados en la elaboración de cada vehículo requería mucha mano de obra muy especializada. Los detalles eran cuidados con esmero para entregar productos duraderos y hermosos.
Prada siempre estuvo a la vanguardia de las técnicas constructivas realizando carrocerías muchas veces avanzadas a su tiempo. Por ejemplo, al inicio de los años 30 Prada diseñó una carrocería envolviendo el motor para aprovechar mejor el espacio disponible. Años más tarde Chrysler Motor Corporation llamó a esta disposición “Cab-Award”. Este diseño se adelantó casi dos décadas a lo que luego fue la disposición normal en autobuses, camiones y furgonetas. Prada comienza a firmar sus carrocerías con sus famosas “alas” para distinguirlas de una creciente competencia. Al mismo tiempo, la creciente demanda impulsa a Prada a comprar un terreno y construir una preciosa nave con techo de estructura metálica  a principios de los '50 donde siguió la fabricación de sus carrozados hasta la década de 1990 y donde se llegó a carrozar una máquina de tren en los años 70 del pasado siglo. Para aquel entonces, la nave se encontraba obsoleta por lo que la empresa se traslada a unas modernas instalaciones en las que comenzó la fabricación de carrocerías prefabricadas de alta calidad en los primeros años de este siglo además de su negocio tradicional de carrocerías especiales y personalizadas.
En 2010, los sucesores del fundador, han querido iniciar un nuevo proyecto empresarial que ayude a proteger nuestro patrimonio histórico rodante, parte del cual ha sido concebido por su familia. Conocen de primera mano cómo la humedad y el sol afecta a los vehículos con el paso de los años. Evitar los costes de restauración y preservar todo lo posible la originalidad de los vehículos les llevó a buscar soluciones innovadoras por todo el mundo. Hoy, puede ofrecer a sus clientes y amigos estas soluciones que les ayudarán a conservar sus vehículos, tanto modernos como veteranos.

Prada Vehicle Protection surge como un nuevo proyecto de la cuarta generación de una familia dedicada al mundo del automóvil. En 1917 nac...

0 comentarios :